_edited_edited.jpg

Hatha yoga

Uno de los tipos de yoga más tradicionales es el Hatha Yoga. Bebe directamente de los estilos de yoga más físicos y forma parte de lo que se conoce como la quinta vía del camino del Yoga.

En sánscrito, ‘Hatha yoga’ significa disciplina de fuerza, una fuerza que busca el equilibrio de las polaridades que se hallan en nuestro interior. De hecho, ha significa sol y representa la energía más activa y tha, luna, que se vincula la relajación y al descanso. Ambas energías simbolizan esta dualidad de equilibrio entre energía solar y energía lunar, de la acción y la relajación. 

Beneficios

A parte de los múltiples beneficios generales de la práctica de yoga (reducir el estrés, mejorar la capacidad de concentración y la calidad del sueño…), hay que sumarle las ventajas específicas que ofrece este estilo en concreto. Los principales beneficios del hatha yoga son:

  • Mejora de la condición física, incluyendo la resistencia, la fuerza y la flexibilidad. Al contrario de lo que muchos piensan, no hace falta ser flexible ni cumplir ningún otro tipo de requisito físico para empezar en el yoga. Es con la práctica que vas a trabajar lo que tu cuerpo necesita en el punto en el que te encuentras, ya sea más flexibilidad, unos músculos más tonificados, más fuerza en la espalda, etc.

  • Mejora el equilibrio, con un mayor control sobre el propio cuerpo. Además, con el tiempo verás que el control del cuerpo va muy ligado al control de la mente, que es uno de los objetivos principales del yoga.

  • Disminuye la ansiedad, de la fatiga y del estrés, lo que resulta en una mejora de la calidad de vida en general. Sin duda, el equilibrio que nos aporta la práctica se traduce no solo en un bienestar físico sino también emocional. Cada postura está ligada a beneficios a nivel corporal pero también a nivel de órganos y chakras, lo que resulta en un estado de armonía integral.

  • Aumenta la función cerebral de forma inmediata. Seguro que si ya practicas yoga me vas a dar la razón: sales de la clase relajado pero a la vez más activo, más enfocado y con las ideas más claras. Es la magia de entrar en este estado meditativo que alcanzamos con el control de la respiración sincronizado con las posturas.

 A quién va dirigido?

El Hatha yoga es una tipología indicada para todo el mundo, más aún si practicas yoga para principiantes, ya que no requiere muchos conocimientos o experiencia previa. No quiere decir necesariamente que sea el tipo de yoga más fácil, pero el hecho de ser más pausado lo hace más asequible.

 

Por eso son perfectas para principiantes, porque se centran en un buen alineamiento del cuerpo. Y el profesor te puede explicar cada postura con detalle, guiándote a lo largo de la clase.

 

Está especialmente recomendada para personas tranquilas pero que aman los retos, ya que es muy exigente: con sus diferentes asanas desarrollas todos los aspectos que involucran el yoga: respiración, movimiento, meditación. También es buena opción para quienes se inician en el arte del yoga.

Las clases están enfocadas para escucharnos y  sincronizar respiración y movimiento. Trabajaremos fuerza, estabilidad y flexibilidad y con ello fortalecernos y equilibrarnos física, mental y energéticamente. 
“Tu mente es tu instrumento; aprende a ser su dueño”.